Existen diferentes tipo de cadenas para la nieve. ¿Cuál debemos elegir? Son varias las alternativas, por lo que hoy queremos mostraros los diferentes tipo de cadenas que existen, así como sus ventajas y desventajas.

Tipos de cadenas para la nieve

Cadenas metálicas tradicionales

Son las más utilizadas por los conductores y las más fáciles de encontrar en el mercado, aunque hoy en día ya sabéis que no hay nada que se le resista a Internet. Básicamente, estas cadenas, que quedan firmemente sujetas a través de unos tensores situados en el perfil de la rueda, lo que hacen es rodear la banda de rodadura del neumático para aumentar el agarre.

Normalmente están constituidas por eslabones de acero entrelazados y pueden ser transversales o de rombos, siendo estas últimas algo más seguras por ofrecer un mayor agarre.

Ventajas

  • Durabilidad, especialmente sobre asfalto.
  • Comportamiento del vehículo: favorecen notablemente la adherencia al trazar las curvas y frenar.
  • Precio inferior a las cadenas textiles.
  • Facilidad para encontrarlas en las tiendas.

Desventajas

  • Su montaje resulta bastante complejo y, si no tienes mucha práctica, tardarás entre 5 y 10 minutos en ponerlas, lo cual no resulta agradable en bajo condiciones de frío y humedad.
  • Hay que tener mucho cuidado al montarlas para hacerlo correctamente, ya que en caso de hacerlo mal corremos el riesgo de que estas se suelten y provoquen algún tipo de daño a nuestro coche, ya sea mecánico o de chapa.
  • Llevar puestas cadenas metálicas resulta bastante incómodo a la hora de conducir, pues son ruidosas y las vibraciones que transmiten al volante son notorias.
  • Hacen sufrir al neumático y la llanta en mayor medida al ser de acero.
  • Requieren un mayor espacio para guardarlas y suponen un peso extra frente a las de lona.

¿Qué tipo de cadenas para la nieve existen?

Cadenas textiles

Puede que también hayas oído hablar de ellas como “piel de foca”, pues este tipo de cadenas se basan en la adherencia que ofrece el tejido a la superficie húmeda del pavimento cuando encontramos nieve y hielo sobre este.

Ventajas

  • Son muy fáciles de poner, en apenas un minuto puedes tenerlas montadas, ya que es como si simplemente le pusieras una funda a tu neumático.
  • Ocupan muy poco espacio para almacenarlas y no añaden gran peso al vehículo.
  • Ofrecen una conducción mucho más relajada que las cadenas metálicas, no transmiten vibraciones y no dañan el neumático y la llanta.
  • No afectan tanto al funcionamiento de los diferentes sistemas de seguridad activa de nuestro vehículo, como el control de estabilidad, de tracción o al ABS ya que son más finas y ligeras.
  • Son fáciles de lavar y secar, por lo que requieren menor mantenimiento que las cadenas metálicas.

Desventajas

  • Son algo más caras que las cadenas metálicas y su vida útil es mucho más corta, al igual que ocurre con las cadenas de tipo araña.
  • Proporcionan menor adherencia y mayor distancia de frenado que las cadenas metálicas, aunque la diferencia no es excesivamente exagerada en condiciones climatológicas adversas normales.
  • Son más difíciles de encontrar.

Cadenas híbridas

Hace ya varios años Michelin sacó unas cadenas denominadas Easy Grip que puede que te resulten una buena opción si simplemente haces escapadas a la nieve de vez en cuando. Esta nueva generación de cadenas de nieve son bastante fáciles de montar y están compuestas por más de 150 eslabones metálicos, estando especialmente recomendadas para vehículos con poco espacio entre el neumático y el paso de rueda.

Lo más curioso es que incorporan un sistema reflectante para mejorar la visibilidad del vehículo cuando se conduce de noche, pero has de saber que tampoco son especialmente baratas (todo depende, claro está, de donde las compres).

Como veis, existen varios tipos de cadenas para la nieve, unas con unas ventajas y desventajas. ¿Cuales son las que tu utilizas?