La compra de tu coche de segunda mano es un momento que a muchas personas les genera dudas y desconfianza. Por eso, hoy hablaremos de los timos más frecuentes en la compra de un coche de segunda mano.

Cuando vamos a comprar un coche a un particular, no sabemos el estado real, como ha tratado su propietario (o varios propietario) ese vehículo, etc. Ya hemos hablado de como negociar y ver cómo comprar tu coche de segunda mano. Pero más allá de todo esto, existen ciertas personas que se dedican a ESTAFAR vendiendo vehículos de segunda mano. Por eso, vamos a hablar sobre los timos más frecuentes en la compra de un coche de segunda mano.

Los timos más famosos a la hora de comprar tu coche de segunda mano

Y lo cierto es, que estas personas se dedican a engañar y sacar el dinero al resto del mundo. Por eso, recuerda siempre estar my atento y leer este artículo para estar informado.

Los timos más frecuentes en la compra de un coche de segunda mano

1. Cuentakilómetros manipulado

Además de la edad, el principal indicador del valor de un vehículo es el kilometraje, ya que cuanto más alto sea, más desgaste acumula y mayor es la probabilidad de una avería. Por lo tanto, rebajando o “afeitando” los kilómetros del marcador se puede pedir más por el vehículo.

¿Cómo detectar una alteración en el cuentakilómetros? Para cifras inferiores a los 100.000 km no debería haber desgaste excesivo en pedales, volante o botones. Pide siempre documentación sobre mantenimiento e ITV pasadas, si no te la pueden proporcionar, desconfía inmediatamente. Puedes proponer al vendedor realizar una revisión exhaustiva por parte de profesionales -tendrás que pagarla tú- que acredite el estado del vehículo. Si se niega, mala señal.

En los tableros digitales puede ser más fácil descubrir el engaño; ya que en ocasiones puede usarse una máquina de diagnosis para obtener el kilometraje registrado en la centralita.

2. El vendedor no es propietario del vehículo

Aunque pueda sonar extraño, es algo que ocurre con más frecuencia de la que pueda parecer. Que alguien tenga las llaves de un coche no quiere decir que sea suyo.

Además de los coches que puedan haber sido robados o sustraídos, pueden ser vehículos de renting, embargados, comprados a plazo, o incluso situaciones “curiosas” entre familiares del propietario.

La compra de coches con cargas administrativas (renting, embargos, etc.) no suponen una infracción para el comprador, ya que se considera adquiriente de buena fe, pero si no se ha satisfecho la deuda tendrás que hacerte cargo de ella (Si le pagas el importe total del coche a alguien que sólo es propietario del 10%, tienes un problema).

También puede suceder que el vehículo sea retirado por la grúa cuando un agente detecte que está embargado.

Puede suceder que te topes con un coche nuevo, pocos kilómetros, que acabe de ser financiado por alguien sin solvencia. Si compras ese coche, tendrás un lastre adicional que solucionar, su deuda pasará a ser tu problema. Sospecha de cualquier vendedor que te meta prisa.

Existen bandas organizadas que compran coches con financiación utilizando documentación robada. Luego venden esos coches, dejando a los compradores en la estacada.

Huye de cualquier vehículo que tenga cargas administrativas o pide al propietario que se encargue de levantar las cargas antes de hacerle el pago.

No pagues el coche a nadie que no sea el titular.

3. El vehículo no existe

Hay timadores que ponen anuncios con fotos de coches que han sacado de Internet.

Para que más gente pique el anzuelo, el precio suele ser muy atractivo. Suelen tener una historia bonita con elementos añadidos, como que es un coche que ya no puede usar el antiguo dueño por haberse ido al extranjero, ser un extranjero que ha retornado a su país, ser una herencia de su abuelo, etc.

Todos estos vendedores tienen una cosa en común: No están cerca del coche.

Una de las más frecuentes es la del vendedor que se ha tenido que ir al extranjero por trabajo y que finalmente se va a quedar definitivamente allí por lo que quiere vender el coche.

Como norma general, no te fíes de vehículos que no hayas visto en persona, ni adelantes dinero en concepto de señal: el típico truco de vendedor es avisarte de que hay más interesados y que se lo venderá al primero que le de una señal.

Pueden llegar a quedar contigo para enseñarte el coche y tener la mala suerte de que les roban la cartera con el dinero, los billetes de avión o cualquier otra cosa. Te piden que les adelantes dinero para poder continuar con el viaje y te lo restarán el precio de venta del coche.

Estos vendedores suelen tener mucho “don de gentes” y mucha labia, pero no te dejes engañar, al fin y al cabo, ¿Le enviarías dinero a una persona que acabas de conocer por Internet aunque parezca simpática por email o teléfono?.

4. Falsos transportistas

Seguimos contando los timos más frecuentes en la compra de un coche de segunda mano, y dada la libertad de circulación de personas y mercancías en la UE también hay terreno abonado para las estafas. Debemos ser especialmente cautos al importar vehículos desde el Reino Unido (con volante a la izquierda o a la derecha), Alemania o países de Europa del este.

Para que parezca más “limpio”, a veces crear una página web de una supuesta empresa de transportes que teóricamente hace como paypal: Si cuando llega el coche algo no está bien, te devuelven el dinero.

Te informan de que han entregado el coche a la empresa de transporte y te piden que hagas un pago al transportista para que te lo envíen.

Si la empresa de transporte es real, no te costará trabajo encontrar información sobre ella ni referencias sobre su autenticidad y legalidad, pero incluso en este caso, no es recomendable adelantar dinero.

Antes de transportar el coche, siempre es recomendable ir a ver el vehículo in situ y probarlo. Planifica un viaje exclusivamente para eso; si es una operación legítima, ya te lo llevarás después. Si al llegar allí el vendedor no aparece, al menos habrás pedido sólo los gastos de desplazamiento.

5. Importadores con problemas

El vendedor copia un anuncio de otro coche que está puesto a la venta y nos intenta hacer creer que tiene el coche.

Cuando nos interesamos nos dice que lo tiene en un compraventa asociado en otro país y que si le pagamos una señal va a buscarlo y nos lo trae. Después de pagarle deja de coger el móvil.

También puede ocurrir que un importador nos ofrezca un coche sin que en el precio se incluyan ni los impuestos ni el transporte, y considerando dichos gastos prácticamente no habrá diferencia neta a nuestro favor respecto a comprar el coche en España a igualdad de versión.

Son varios los timos más frecuentes en la compra de un coche de segunda mano, por eso, una de las mejores opciones es confiar en profesionales. En Big Bang Cars somos un concesionario multimarca que disponemos de un amplio abanico de vehículos de segunda mano con todas las garantías. De este modo, ahorras tiempo y dolores de cabeza en la compra de tu nuevo coche.