¿Qué mirar en un coche de segunda mano? Si estás pensando en comprar un coche de segunda mano, está será una de las preguntas que te hagas si piensas comprar a un particular.

Sin duda, la compra de un coche es una decisión delicada y meditada que no debemos de tomar a la ligera, y como tal, debemos revisar hasta el más mínimo detalle del mismo. Por eso, hoy te queremos contar que mirar en un coche de segunda mano antes de comprarlo.

El exterior de un coche de segunda mano

Bajos deteriorados

Entrar pasado de velocidad por los badenes produce rozaduras en los bajos y puede ser una señal evidente de un uso poco cuidadoso del vehículo. Elementos como la suspensión delantera han podido sufrir más de la cuenta. También pueden evidenciar poco cuidado a la hora de aparcar.

Juntas irregulares

Camuflar los posibles golpes que haya tenido el coche es uno de los objetivos de los vendedores poco honrados. Pero un accidente deja rastros que son difíciles de camuflar. A la hora de revisar un coche de segunda mano, tienes que asegurarte que las juntas de la carrocería ajusten perfectamente. Fíjate también que elementos como el radiador o el alternador sean originales, si no lo son, pide explicaciones, un golpe puede estar detrás.

Puertas y lunas

De que manera cierran las puertas puede revelar problemas muy serios. Deben ajustar perfectamente: si hacen un ruido raro o cuesta encajarlas, pueden ocultar problemas estructurales de importancia. Repasa que las lunas no tengan picotazos y que estén en perfecto estado.

Que mirar en un coche de segunda mano

La mecánica de un coche de segunda mano

Motor

El motor es uno de los elementos más sensibles cuando vas a revisar un coche de segunda mano. Un fallo te puede salir muy caro. Por eso debes exigir toda la información del mismo: libro de revisiones, averías, kilometraje real, etc. Arranca el motor y busca vibraciones o ruidos raros al ralentí. También debes consultar cuándo hay que hacerle la distribución, puede que le toque en breve y no es nada barato.

Suspensiones

Otro elemento importante a vigilar a la hora de buscar un coche de segunda mano. Apóyate en el capó y comprueba que no resulte excesivamente blanda y que no rebota. Unos amortiguadores gastados y poco eficientes, además de proporcionarte un control y una comodidad menor, pueden revelar un exceso de acelerones, frenazos y conducción agresiva.

Frenos

Es un componente, junto con el embrague, que con el paso del tiempo y un uso habitual puede dar problemas. Revisa el tacto del freno y comprueba en marcha que el coche frena bien y sin chirridos. Pide la información acerca del desgaste de las pastillas. El sistema hidráulico también puede fallar y si notas que el pedal no sube facilmente o cuesta en exceso apretarlo, exige explicaciones. Examina también el funcionamiento del freno de mano, puede estar destensado.

El interior de un coche de segunda mano

Desgaste del volante

Como te decía más arriba, el interior de un coche de segunda mano te puede dar más información de la que te imaginas. Si un vehículo ha tenido una vida dura, el interior te lo dirá. Revisa el volante, si está más desgastado de la cuenta, revela que ha tenido un uso muy intenso. Lo mismo con la palanca de cambios, revisa que no tenga holguras y que las marchas entren perfectamente. Con el tiempo, la dirección desviada es un fallo habitual, repararlo no es caro, pero exige que te lo arreglen.

Encaje de las piezas

El salpicadero muchas veces es como el espejo del alma. Los ‘grillos’ pueden aparecer porque las piezas se han descuadrado: ¿un golpe quizás? Debes comprobar que todo encaje bien y por supuesto, que los mandos funcionan sin fallos. Revisa también que las tapas del airbag encajen perfectamente, pueden revelar un accidente previo y si está en mal estado, puede no saltar en caso de accidente o activarse de manera espontánea.

Asientos

A la hora de revisar un coche de segunda mano, vigila el estado de los asientos. La banqueta debe estar fija y se debe poder regular sin problemas. Si tienen regulación eléctrica o son calefactables, vigila que todo funcion, en caso de fallo, se debe tratar de algún fusible estropeado. El respaldo de los asientos te puede dar muchas pistas muy útiles. Si tiene holgura puede mostrar que el conductor da muchos acelerones y frenazos. Revisa también los reposacabezas, se tienen que poder mover sin dificultad. Si están excesivamente sobados y el coche tienes pocos kilómetros, te pueden estar engañando.

Tapicería

Hay gente que utiliza fundas, bien para proteger la tapicería del uso habitual o bien para ocultar desperfectos. Exige siempre ver la tapicería original. Si la tapicería es de cuero y está en mal estado, puedes reclamar una rebaja del precio del coche, aunque rehidratarlos no es caro si no están en muy mal estado.

Si no quieres estar revisando el coche que vas a comprar, te recomendamos que veas nuestra gama de vehículos en nuestro concesionario multimarca. Todos nuestros vehículos están perfectamente revisados y con la posibilidad de financiación. Ahora que ya sabes que mirar en un coche de segunda mano, no dudes en ponerlo en practica y seleccionar el coche perfecto para ti.