Hoy en día, existen gran cantidad de averías en los coches que debemos de conocer para poder evitarlos. Por eso, hoy en Big Bang Cars queremos hablarte sobre las averías más frecuentes en los coches actuales y cómo poder evitarlas.

Las averías en los coches se refieren a elementos que se desgastan sin que lo advirtamos, producto del tiempo y del uso (ya sea buen o mal uso), o de la falta de un mantenimiento adecuado, consciente o inconsciente.

Averías más frecuentes en los vehículos actuales

El estado de ruedas y neumáticos

Es uno de los defectos más comunes entre los señalados por el estudio: la profundidad del surco, los desgastes irregulares en los neumáticos, las presiones incorrectas (que ganan por goleada), y también los daños que no se ven, que se producen a partir de golpes con bordillos u otros elementos de la vía.

Defectos en los sistemas de iluminación

Todo lo que tiene que ver con las luces y el sistema de alumbrado del coche. En general es un defecto que se nota, pero por ejemplo en el caso de las luces de freno, los pilotos traseros o la luz de marcha atrás, es más complicado y podemos despistarnos.

Averías coches

Defectos en el sistema de frenado

Esto es importante y serio, porque el defecto más inadvertido, y más presente a la vez es el de un líquido de frenos en mal estado, o al menos, no en óptimas condiciones. Es impactante saber que ese defecto lo tuvieron el 88% de todos los coches de gasolina con problemas de frenos, y el 74% de los diésel.

Brazos de suspensión

Son claves en la suspensión, ya que es donde se sujetan los amortiguadores y manguetas (donde se sujetan las ruedas). Deberían durar toda la vida del coche, pero es clave que revisen su estado en el taller, ya que, en caso de que se deterioren y lleguen a romperse, puedes desde perder una rueda a quedarste sin direccion… y en ese caso el accidente es inevitable. Sustituirlos no supone tampoco un desembolso muy grande.

Centralita electrónica del motor

La centralita gestiona el funcionamiento electrónico del motor.
.. es clave para que todo funcione correctamente (encendido, inyección…) A pesar de que las centralitas duran toda la vida, problemas haberlos haylos. Se sabe de inmediato, ya que se enciende el testigo de avería del motor y el coche va a tirones, cuando no se para directamente. La solución va desde reporgramar la centralita (entre 100 y 200 euros) o cambiarla por una nueva, que hará menos gracia al que le toque. Cuando su fallo no es tan evidente, la gente se da cuenta en la ITV, cuando le indican que emite más gases contaminantes de los permitidos… que puede ser debido a un fallo en las bujías (que duran unos 60.000 km) o el filtro del aire (40.00 km de vida útil).

Frenos con óxido

En ocasiones se oxidan partes metálicas del sistema de frenado, lo que puede deteriorar el sistema o producir fugas de líquido. Están preparadas para que no ocurra nunca en la vida del coche. Podrás detectarlo observando los bajos del coche y, si hay fugas, comprobando si desciende el nivel del líquido de frenos (se encenderá el testigo en el cuadro de mandos) o si detectas manchas donde lo dejas aparcado. Puede eliminarse el óxido con una lija o cambiar las partes afectadas.

Fallos electrónicos

Cada vez son más habituales los fallos en los sistemas electrónicos controlados por alguna centralita.. porque cada vez hay más en los vehículos: faros y limpiaparabrisas automáticos, climatizador, ESP… Dependen de sensores, conexiones, que pueden fallar por múltiples causas. Lo detectarás porque hay cosas que no funcionan (si en el cuadro de mandos hay testigos de avería, deberían encenderse). El coste de reparación es muy variable.

Freno de mano destensado

Si debes tirar mucho del freno de mano para que pueda retener eficazmente al coche es muy posible que se haya destensado. No debería ocurrir, pero conviene que en tu taller de confianza lo revisen cada 50.000-70.000 km. Si esto curre, su tensado no es una reparación difícil ni en absoluto costosa.

Sistema eléctrico

En Dekra se refieren a todos los elementos eléctricos del coche no citados antes, como las luces interiores, luneta térmica, radio, cierre centralizado…
 Estos sistemas están preparados para durar toda la vida del coche, pero cuando no funcionan puede deberse a varios motivos. Desde que no tenga su fusible correspondiente, a una bombilla fundida… o algo que implique un mayor desembolso de tiempo y dinero para localizar la avería y repararla.

Estas son algunas de las averías más frecuentes en los coches, por lo que debemos de prestar especial atención. Si tienes un vehículo antiguo y estás pensando en cambiarlo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y ver nuestro catálogo de productos. ¡Te ayudaremos en todo lo que necesites!