¿Nos pueden llegar a multar por cualquier cosa? Es una pregunta curiosa, por eso hoy queremos recopilar 5 multas curiosas que te pueden poner al volante. Como concesionario multimarca, nos gusta, no sólo aportar información al conductor sobre aspectos técnicos del vehículo, si no también artículos para evitaros multas innecesarias.

5 multas curiosas que te sorprenderán

Los besos mejor para la escena romántica

Igual de peculiar que la sanción anterior es la que te pueden poner por hacerle una peineta a otro coche, así como por besar al copiloto, darle muestras de cariño o discutir con él mientras conduces. No es algo habitual y la gran mayoría de gente no acostumbra a besar a la persona que lleva al lado mientras está conduciendo, pero si te da por hacerlo, que sepas que el Reglamento General de Circulación te premiará con una retirada de 80 euros de tu cuenta. Es más, conozco un caso en el que una multa no le pusieron, pero el accidente acabó con un coche siniestrado…

La música a todo volumen, para el parking de la disco

Todos nos hemos motivado alguna vez con alguna canción, hemos subido el volumen hasta límites insospechados y la hemos cantado como si no hubiera un mañana. Relájate, tu coche no es el escenario de OT y tú probablemente no vas a participar nunca en Eurovisión, por lo que deberías replantearte llevar la música a un volumen inadecuado y más si circulas junto a un hospital o pasas por una zona de descanso. La multa por llevar la música demasiado alta que te pueden poner va desde los 80 hasta los 100 euros, pudiendo incluso ascender a 2.400 euros si circulas por una calle con un volumen alto impidiendo el descanso de los vecinos. Al margen de eso, también deberías plantearte cuidar tus oídos.

¡Cómo nos gusta tocar el pito!

Desesperante. No hay otra palabra más educada que lo defina mejor. El claxon no fue inventado para tu desahogo personal en los atascos, sino para avisar de situaciones de riesgo o emergencia, así como para avisar a un conductor al realizar un adelantamiento. Utilizar señales acústicas de sonidos estridentes como tocar el claxon de forma continuada es motivo de multa, según lo recogido en el Reglamento General de Circulación, por lo que podrías enfrentarte a una multa de 80 euros (sí, a mi también me parece poca cantidad para lo enfermo que te pueden llegar a poner algunos conductores).

Las 5 multas más curiosas que te pueden poner

La arena de la playa es para poner las sombrillas

Junto a todos aquellos que cogemos el coche hasta para ir a comprar el pan también estamos los que nos metemos con el coche hasta la cocina. “Lógica aplastante, si voy en coche no es para aparcar a dos kilómetros“, pero oye, que hay excepciones, una cosa es ir a la playa y aparcar en el paseo marítimo y otra plantar el coche en la arena en lugar de la sombrilla para que nos de sombrita. Por sorprendente que parezca hay gente que lo hace, pero con esta infracción hay que tener especial cuidado, ya que la multa por aparcar el coche en la arena de la playa -considerado un espacio protegido- podría ascender a los 6.000 euros.

El piscolabis al volante

¿A quién no le ha apretado el hambre alguna vez al volante durante un viaje? ¿Y ese desayuno que no te ha dado tiempo a tomarte antes de ir al trabajo? Sea como sea, comer, beber, maquillarse o leer el periódico al volante está considerado como una distracción tan grave como ir escribiendo en el teléfono móvil o ir manipulando el GPS. Es más, da igual si estás parado en un semáforo o en movimiento. Un acto tan inocente como comerte un sobao en el atasco mañanero o darle un trago a la botella de agua camino de las vacaciones en Valencia puede costarte nada menos que 200 euros y dos puntos en el carnet de conducir.

Como ves, 5 multas curiosas que si no prestamos atención en la carretera podemos ser sancionado. Y a vosotros… ¿Qué multas curiosas os han puesto?